Traconsa

Los sistemas de agua y refrigeración y la Legionella

legionella

La legionella consiste en una infección a nivel pulmonar, que se contrae a través de las vías respiratorias después de ser aspirada y que se caracteriza principalmente por neumonía con fiebre alta.

Esta enfermedad de la que cada cierto tiempo se conocen casos a nivel nacional y que es complicada de combatir y que en ocasiones puede desembocar en un trágico final, si se sufren complicaciones con otras enfermedades o patologías, es provocada por la bacteria legionella pneumophila, que se encuentra en el ambiente en el que vivimos y que puede llegar con facilidad a los sistemas que abastecen de agua las ciudades y proliferan gracias generalmente a ambientes cálidos y húmedos, ya que la temperatura en la que suelen desarrollarse se encuentra entre los 20 y los 45 grados.

En esta línea, la mayor fuente de contagio para las personas suele estar en sistemas de agua, sobretodo sistemas de agua caliente sanitarios como acumuladores o bañeras hidromasajes, entre otros, y de aire acondicionado de grandes edificios como oficinas, hoteles, spas, centros comerciales, hospitales...

Es por ello que se convierte en fundamental diseñar e implementar un plan de prevención contra la acción de esta bacteria y adaptar a nuestro plan de prevención y a la normativa vigente en materia de medidas higiénico-sanitarias cualquier instalación, como recoge el Real Decreto 865/2003 para el control precisamente de la legionella.

En este sentido, la revisión periódica de las instalaciones, su mantenimiento y limpieza de los sistemas de agua y refrigeración de los edificios, como principales focos de infección, se convierte en la mejor arma para combatir los focos de infección y evitar el desarrollo de estas bacterias, para ello es fundamental contar con profesionales experimentados y especializados en estos tratamientos y que cuenten con los medios, las herramientas y los productos necesarios para combatir este tipo de situaciones.

L a humedad ayuda a la proliferación de hongos y moho

hongos madera web

Los hongos son unos vegetales de organización celular muy primitiva que se instala en la madera de nuestro hogar y que provoca manchas sobre a madera de color anormal, la degradación del material o la presencia de insectos xilófagos que suelen acompañarlos, e incluso pueden provocar problemas alérgicos.

Y es que para que los hongos y el moho prolifere en el hogar uno de los requisitos que tiene más relevancia es su dependencia de la humedad. El contenido mínimo de humedad en la madera que permite su desarrollo es de 18% y 20%.

De esta manera, toda aquella madera que esté expuesta a niveles de humedad superiores a estos límites, será mucho más proclive a ser atacada por los hongos. Bien al contrario, aquellos lugares donde los límites de humedad sean inferiores a este umbral, serán más resistentes a estos ataques, de manera que el contenido de humedad óptimo para su desarrollo está entre el 35% y el 50%.

En esta línea, los muebles de madera que pueden sufrir los ataques de hongos y moho de manera más directa pueden ser los que se encuentran al aire libre, por eso llegado el mes de septiembre es conveniente comenzar a pensar en guardarlos y protegerlos de las inclemencias del tiempo, o al menos, someterlos un par de veces al año a una completa limpieza, que coincidirán con esta época del año en la que llega el final de la temporada de vacacione o cuando pase la temporada de lluvias, para prepararlos de nuevo para el buen tiempo.

Por otra parte, para eliminar el moho o los hongos, es conveniente limpiar y fregar el moho de las superficies afectadas mediante el uso de una esponja, trapo o cepillo de fregar. Pese a ello, es posible que queden machas, que se pueden abordar mediante un lijado de la madera o bien utilizando lejía. Sin embargo, antes del uso de la lejía en toda la superficie, es conveniente probar su uso en algún pequeño lugar no visible para comprobar si se decolora la madera.

En este sentido, los hongos localizados en espacios reducidos pueden ser fácil de atacar, pero cuando existen varios focos o la zona afectada es más amplia, es conveniente ponerse en contacto con una empresa especializada en el tratamiento y erradicación de plagas, que traten de manera profesional y especializada la zona aplicando las herramientas y técnicas necesarias para garantizar que el área afectada queda libre de hongos, es habitable y no conducirá a problemas de salud.

Guerra a la carcoma

carcoma web

La madera es un elemento que no falta en la mayoría de las viviendas. En ocasiones la elección de muebles de madera se realiza porque son muebles fuertes que perduran, en otras por la elegancia que aporta a las estancias, en muchas ocasiones incluso porque son la base de antiguos muebles que forman parte del legado familiar, y en el caso de los suelos o estructuras por tratarse de un material que aporta calidez a las estancias.

Como ven son muchas y variadas las decisiones que llevan a contar con muebles o elementos de madera en la casa. Pero igual que a las personas les gusta la madera, se trata de un material que puede atraer la atención de indeseables y molestos visitantes, que pueden poner en riesgo la integridad de muebles y estancias fabricadas con madera.

Estamos hablando principalmente de plagas como las termitas, las carcomas y los hongos. Es posible que muchas personas puedan llegar a confundir a las termitas con la carcoma, pero sus efectos y su forma de actuar en diferente, así como la forma de controlar su aparición. En cualquier caso, siempre es conveniente que ante cualquier indicio de la posible existencia de una de estas plagas, la situación se ponga en manos de un especialista.

El proceso de desarrollo de la carcoma puede durar alrededor de tres años. No obstante, el primer síntoma es la presencia de unos pequeños agujeros y serrín alrededor de la zona. Asimismo, en el caso de que las carcomas sean grandes pueden llegar a oírse fácilmente.

Por ello, la primera medida a adoptar cuando se detecta serrín es comprobar si existen orificios en la madera y observar su interior para saber si la carcoma los ha abandonado o sigue activa. Para diferenciarlo, las galerías más recientes están limpias y pulidas, mientras que el interior de las viejas es oscuro, contiene polvo y los bordes se presentan deteriorados y astillados.

En esta línea, los muebles viejos o con grietas, la humedad y una temperatura media de 22 grados favorecen el desarrollo de la carcoma. De igual manera, la madera preferida por la carcoma es la madera seca, ya que facilita el proceso de excavación y realización de túneles, frente a las maderas duras, las jóvenes o las más antiguas.

De esta manera, cuando la madera está barnizada resulta más difícil que la carcoma pueda atacar, ya que este material suele ser tóxico. De hecho, existen barnices especiales que crean una capa alrededor del mueble y los protegen de la acción de la carcoma.

Asimismo, si aún no cuenta con muebles de madera en casa, pero está pensando en adquirirlos e instalarlos, quizá pueda tener en cuenta que las maderas que presentan una mayor resistencia a los efectos de la carcoma son la acacia, el enebro o la caoba; mientras que los que son más vulnerables a sus efectos son el haya, el arce y el castaño.

En este sentido, existen varios tratamientos para acabar con la carcoma, pero dependerán del grado de afectación de la madera, la elección de los medios y herramientas. Es por ello, la conveniencia de contactar con profesionales especialistas en la materia, para que nos asesoren y lleven a cabo el proceso más adecuado en cada caso.

Edificios sin termitas

termitas web

Como ya hemos hablado en algún otro artículo, las plagas principales que afectan a la madera son las termitas, la carcoma y los hongos. Organismos todos ellos que se alimentan de los principales componentes de la madera, como son la celulosa.

En este artículo nos queremos centrar en las termitas, una plaga muy perjudicial y devastadora si no se la detecta y contiene a tiempo, ya que tiene una gran capacidad para penetrar en las edificaciones provocando graves daños estructurales. Las termitas, al contrario de la carcoma provienen del suelo y por la humedad.

En este sentido, el sonido que producen las termitas no suele ser audible sin utilizar tecnologías e incluso en muchas ocasiones no dejan ni agujeros que delaten su presencia. Por ello, un truco que puede ayudar a saber si hay termitas en un determinado lugar es de golpear el mueble, marco de la ventana, suelo o cualquier estructura que contenga madera. Si esta se rompe y se observa un hueco, es muy posible que haya termitas.

Sin embargo, en el caso de la termita que ataca a la madera seca, también denominada termita aérea, sí suelen aparecer agujeros por donde expulsan sus heces, que acostumbran a ser bolitas que pueden variar de color, pero con una forma muy característica, similar a un minúsculo grano de café. Esta es la mayor diferencia con la carcoma, que lo que deja a su paso es un serrín muy fino.

Asimismo, existe otro tipo de termita, la denominada subterránea, que no hace agujeros de salida. En este caso, las galerías de termitas subterráneas se pueden identificar por el hecho de que los residuos se pegan a la madera en forma de una especie de barro seco.

No obstante, en caso de considerar que algún mueble de madera o bien el inmueble en su estructura puede estar afectado, lo más conveniente es dar aviso a una empresa o profesional especializado en este tipo de control de plagas, ya que las termitas son insectos que viven en colonias con una gran capacidad de reproducción, de manera que una actuación rápida y una detección precoz es imprescindible. Asimismo, el tratamiento en el caso de termitas subterráneas se trata de un proceso lento que precisa entre seis y nueve meses para su total erradicación, por lo que una actuación a tiempo es vital. 

Un verano sin moscas ni mosquitos

Es muy común la escena de abrir la ventana para paliar el calor del verano y que alguna mosca aproveche la ocasión para entrar en casa y molestarnos con su presencia. Para que en verano podamos concentrarnos en disfrutar de las buenas temperaturas sin tener que estar con las ventanas cerradas para que no entren moscas, o con la luz apagada para que no acudan los mosquitos, hemos elaborado una pequeña guía donde encontraréis la información necesaria para evitar o controlar la aparición de estos insectos tan molestos.

mosquito picando

Ofreceros ayuda para que no tengáis que lidiar con los mosquitos ni pelearos con el matamoscas este verano es el principal motivo de estos consejos que os presentamos para que la llegada del verano se produzca de manera tranquila y libre de insectos voladores que campan a sus anchas por nuestros hogares o que acuden mientras que estamos dormidos, para luego despertarnos y encontrarnos con esas molestas e indeseables picaduras que tanto agravian nuestras vacaciones estivales.

Es cierto que todos los problemas tienen solución, y acabar con los insectos que nos hacen la vida imposible en verano no es una excepción. Se puede prevenir su aparición en el hogar con métodos efectivos que nos aseguren una vida tranquila sin escuchar su ruido, sin sentir como se pegan a nuestro cuerpo o sin picaduras que nos provocan tantos disgustos.

Métodos para ahuyentar a las moscas

Hay una serie de métodos caseros que se pueden realizar de manera sencilla en casa y que resultan muy efectivos para ahuyentar a las moscas. Lo podemos conseguir utilizando, por ejemplo, elementos que desprendan olores que estos insectos no soporten. Nos pueden servir varios productos como los ramitos de menta y ruda para ponerlos cerca de puertas y ventanas, o bien insertar en un limón varios clavos de olor.

Otra solución para alejarlas es colocar vasos con agua y cilantro. Está demostrado que estos insectos huyen del lugar donde se encuentre este aroma. Además, el olor a ajo, a cítricos, o la presencia de humo en el ambiente (por ejemplo, incienso) también ayuda a que se vayan. El vapor también es bastante efectivo, por ejemplo, colocando un caldero lleno de agua con vinagre y dejándolo hervir, el vapor las ahuyentará.

Otra forma de ahuyentarlas, que seguramente hemos visto utilizar muchas veces, es colgar bolsitas de plástico con agua en diversos lugares de la casa. Parece que es el método más efectivo, ya que se asegura que el reflejo de la luz sobre las bolsas y el agua hace que estos insectos se encandilen, o bien se asusten al ver su reflejo en enorme tamaño. También se pueden utilizar CD’s en lugar de bolsas de plástico.

Usar productos que contengan piretrinas (compuestos orgánicos que se encuentran de modo natural en las flores) también puede ser interesante, ya que está reconocida su actividad insecticida. Se pueden colocar en maquinas para spray de cada 15minutos. Esto sirve de repelente para moscas e insectos voladores. Otras soluciones pueden ser el colocar lámparas con luces fluorescentes color negro o violeta para atraer a los insectos hacia un lugar concreto, ya que esto atrae las moscas y las mantiene lejos del área que queremos mantener fuera de su alcance. En dichas lámparas también se pueden colocar pegas con feromonas para moscas y las mismas, al ser atraídas por la luz, se pegan a la pega, buscando aparearse.

Métodos contra los mosquitos y las picaduras

La llegada del verano también supone que nuestro cuerpo aparezca por la mañana lleno de picaduras de mosquitos, que son bastante molestas y que nos dan más de un quebradero de cabeza. Para combatirlas, lo más sencillo es utilizar métodos que acaben con la aparición de mosquitos en el hogar.

Algunos trucos caseros pueden solucionar estos problemas como colocar mosquiteras en ventanas o puertas, o en la cuna o cama de los más pequeños de la casa. También podemos llenar un vaso con vinagreo una bolsa con agua y ponerlas en la ventana. Los ramilletes de plantas como espliego, romero, tomillo o eucalipto desprenden olores que no soportan los insectos. Tener macetas de albahaca o alfábega, cocer unas cuantas hojas de eucaliptoy poner el líquido que se obtiene en recipientes pequeños para colocarlos en todas las habitaciones o tener en ellas velas con olor a lavanda o a limón sirven para repeler a los mosquitos.

Para las picaduras, un método algo incómodo aunque efectivo es rociarse con té de limón. El olor a este cítrico repele a estos insectos. Igualmente, es bueno tomar levadura de cerveza (unas 3 cucharadas al día); comer ajo crudo, cebolla y aceite de clavo. Estos olores desagradan a los mosquitos y los mantienen alejados. Para seguir con la ingesta de alimentos que son curiosos, podemos ingerir productos con gran cantidad devitamina B (almendras, champiñones, garbanzos, lentejas…), que hacen que nuestra piel desprenda un olor característico que nosotros no percibimos y que repele a los mosquitos.

Otras curiosidades es que se cree que los insectos adoran a las personas con niveles bajos de cinc, de esta manera, el consumo diario de unos 60 miligramos de este elemento (contenido en cereales, carnes, lácteos, soja…) podría ser eficaz.

Ayuda profesional

Si el problema es mucho más profundo e importante, o si preocupa la proliferación de insectos en el hogar, siempre es más idóneo que en esos casos se acuda a un profesional para que acabe de manera fulminante con la plaga de mosquitos o moscas que podemos sufrir en nuestros hogares.

Puede haber casos especiales en los que por diferentes causas se necesite rápidamente una desinsectación en el hogar. Puede obtener más información en esta web en la que Traconsa ofrece servicios para ayudarle a dejar de sufrir por culpa de la presencia de insectos en su casa.

...

Garantía asegurada