La hormiga fantasma y su control

hormiga fantasma

La hormiga fantasma (Tapinoma melanocephalum) es un insecto de la familia formicidae. Debe su nombre principalmente a su color pálido y a su pequeño tamaño, que dificulta su visión.

Son pequeñas hormigas muy rápidas, que se adaptan fácilmente a cualquier entorno y huyen de la luz. Representa una plaga y se distribuye por las latitudes tropicales y subtropicales de todo el mundo.

Morfología de la hormiga fantasma

La hormiga fantasma es monomórfica, su tamaño no es superior a 1,3 – 1,5 mm y es bicolor. La cabeza y el tórax son de color oscuro mientras que sus antenas, pedicelo, gáster y patas son de color gris.

Esto hace que sean muy difíciles de ver, a menos que las observes de cerca. Sus antenas se dividen en 12 segmentos y se engrosan al final. No tienen aguijón y cuentan con un pedicelo que no se observa desde arriba por la base del gáster.

Este tipo de hormiga se encuentra en África y países como Cuba, Estados Unidos, Chile, Canadá y Puerto Rico. En España ha sido vista en zonas como Barcelona, considerándose una plaga invasora.

Además, su facilidad para adaptarse a cualquier entorno le permite poder instalarse en zonas con climas continentales. Asociado a su comportamiento invasor y su capacidad de establecerse en el medio natural.

La hormiga fantasma no tiene ningún problema en cuanto a alimentación, por lo que se le considera polífaga. Tiene predilección por los líquidos, el néctar y la miel aunque también se alimenta de insectos vivos o muertos.

Control y prevención de plaga de hormigas

La adaptabilidad de esta especie de hormiga le permite instalarse tanto en interior como exterior, siempre cercanas a fuentes de alimento y agua. 

La clave de su rápida dispersión reside en la forma en la que crean las colonias, con muchas reinas (poliginia) y nómadas. Estas hormigas son las más móviles, no sólo para establecerse de manera temporal en el lugar idóneo para ellas sino también cuando se sienten molestadas.

En el interior anidan en diversos sitios como grietas y huecos en paredes y marcos de puertas, detrás de muebles, en las macetas y lugares húmedos como el baño y la cocina.

En el exterior forman sus hormigueros debajo de la tierra, en raíces de plantas y macetas, debajo de piedras, escombros y en los huecos de árboles y arbustos.

Para evitar la infestación de este tipo de plaga lo más importante es la prevención. Mantener la higiene eliminando restos de alimentos o partículas que las puedan atraer es imprescindible.

Es importante mantener la comida en recipientes herméticos, eliminar la humedad, controlar las salidas de agua y evitar las plantas que puedan atraer insectos entre las medidas clave para reducir su aparición.

Esta plaga es difícil de controlar pues no se alimenta de las carnadas para hormigas. Para su eliminación hay que hacer una búsqueda para encontrar la colonia y actuar directamente en ellas.

Desde Traconsa, empresa especializada en el control y prevención de plagas, recomendamos contar con un tratamiento de desinsectación de hormigas. El empleo de técnicas biocidas profesionales por parte de expertos garantizan la calidad del servicio y la exterminación de la plaga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías