Diferencias entre la rata parda y negra

rata parda y negra

Una de las plagas más temidas y que generan más inquietud es la de ratas. Existen dos especies de ratas que son motivo de preocupación en España, la rata negra (Rattus rattus) y la rata parda (Rattus norvegicus).

Se confunden en la mayoría de los casos pero existen ciertas diferencias entre ambas. Además, se conocen como principal vector en la transmisión de enfermedades por ello su control es indispensable.

Generalidades de los roedores

La rata parda y la rata negra cuentan con una serie de características morfológicas que las diferencian unas de otras. Aunque tienen unas generalidades comunes como la forma de roer para que sus incisivos no crezcan.

La rata negra, también conocida como rata de techo o rata de barco. Tiene una longitud media de cabeza a cuerpo entre 7 y 11 cm y pesan alrededor de 225-340 gramos. Su cola es más larga que su cuerpo (9-24 cm) y está cubierta de anillos escamosos.

Su pelaje es de color gris oscuro casi negro, con el  vientre más pálido y en longitud es más pequeña que la rata parda. Se alimentan de fruta y semillas, aunque también aprovechan desperdicios de basura o cazan insectos.

La rata parda también se le conoce como rata de alcantarilla, rata gris, rata marrón o rata china. Cuenta con una longitud cabeza-cuerpo de 17 a 27 cm y es relativamente más grande que la rata de barco.

Su cola no supera la longitud de su cuerpo (15-23 cm) y está cubierta de escamas. Es omnívora aunque prefiere alimentarse de carne y pescado, que los consiguen de los desperdicios de las basuras.

Ambas son muy precoces, se reproducen todo el año y a las 5 semanas de nacer ya pueden procrear. Suelen tener entre 6-7 camadas al año con la diferencia de que, la rata de alcantarilla puede tener hasta 70 crías al año y la rata negra unas 42 crías.

Métodos de control de ratas

Tanto la rata negra como la rata marrón se caracterizan por adaptarse perfectamente al entorno en el que se encuentren. De ahí que hayan colonizado casi todo el planeta.

Por ello, a la hora de desarrollar un plan de control de roedores con métodos para eliminar las plagas hay que tener en cuenta que son perfectas excavadoras, saltadoras, nadadoras y trepadoras.

Son capaces de llegar al interior del edificio hasta por las tuberías y salir por el inodoro. No tienen dificultad para pasar por vigas, cables o huecos de ascensores.

Debido a estas especialidades, se recomienda realizar un análisis de la zona para detectar posibles signos de su presencia. Como madrigueras, objetos roídos, mal olor por su orina y excrementos y roedores vivos o muertos especialmente a primera hora de la mañana o al atardecer.

Si has visto alguna de estas señales en tu hogar o negocio, recomendamos acudir a una empresa profesional en el control de ratas. Para la aplicación de tratamientos de desratización efectivos para eliminar la plaga.

En Traconsa, ofrecemos métodos contra los roedores mediante control físico y químico. El control físico se centra en poner trampas para ratas, aunque si la plaga está muy extendida será difícil de combatir.

El método químico consiste en aplicar repelentes, fumigantes o rodenticidas agudos y anticoagulantes en forma de cebo. Es el método más eficaz para exterminar una plaga de ratas.

Además, se recomienda eliminar las fuentes que puedan servir de alimento para estos roedores y las zonas que puedan servir como refugio como medidas de prevención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Viga afectada por termitas

Tipos de termitas y su comportamiento

Existen más de 2000 especies de termitas conocidas, de las cuales sólo 150 causan daños en la madera. Este tipo de insectos no se caracterizan